jueves, 23 de abril de 2009

Bullying, importancia y repercusiones

Bullying es una palabra inglesa que viene a significar: maltrato o intimidación entre iguales.
Esta palabra hace años que se está utilizando en castellano para designar el maltrato escolar.
El maltrato escolar o la intimidación hay que intentar paliarla de forma radical, ya que viene dada por una convivencia escolar negativa, además de varios factores tanto internos como externos. Los datos que se recogen de este tipo de actos son bastantes sorprendentes, ya que estos actos vandálicos se comenten a diario y dentro del centro escolar; siendo los lugares preferidos por las personas que lo realizan bastantes puntuales y alejados del profesorado o personas responsables, como son los lavabos, en los cambios de clase, en el recreo o en la salida del centro.
Según estudios analizados, se observa que un 1´6% de los niños y adultos en el ámbitos escolar sufren a diario de este tipo de aberraciones; y que un 5´7% lo recibe de forma esporádica.

El Bullying se presenta o se hace reconocer mediante varias acciones. A continuación voy a exponer algunas de ellas y el porcentaje en relación con la aparición:
  • Bloqueo social -- 29´3%
  • Golpear -- 20´9%
  • Manipulación social -- 19´9%
  • Coacción -- 17´4%
  • Exclusión social -- 16%
  • Intimidación -- 14´2%
  • Agresión -- 13%
  • Amenaza -- 9´1%

Después de observar y analizar los datos anteriores, se llega a la conclusión de que el agresor anula totalmente la personalidad de su víctima, o por lo menos lo intenta descomedidamente.

El maltrato escolar o la intimidación se suele dar entre personas de la misma edad, aunque en ocasiones se da el caso de que personas adultas se aprovechan de la diferencia de edad para llevarlo a cabo.
Los motivos por los que el agresor se impulsa a cometer la acción, injustificada, son diversos, aunque giran en torno a las características físicas y personales de la persona agredida, como pueden ser:

  • orientación sexual;
  • forma de vestir;
  • capacidad intelectual;
  • raza;
  • religión;
  • aficiones;
  • etc.

Como conclusión final y personal, sólo comentar que, debido a que una persona vista con una ropa u otra, o que le guste jugar al ajedrez en vez de al fútbol, no da motivo suficiente para que sea víctima de maltratos y vejaciones. Que es una lástima que muchos niños tengan que comportarse de forma diferente a la que ellos quisieran o lees gustase para evitar recibir palizas.

Y por último resaltar que muchas de las personas que son víctimas del bullying o maltrato escolar, en el futuro no son lo que ellos muchos años antes habían planificado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario